lunes, 20 de abril de 2009

EL PATITO FEO

EL PATITO FEO
¿Te acordás del cuento del “Patito Feo”? En una granja donde vivían todo tipo de animales, había una gran cantidad de patos. Entre todos lo patos “normales”, blanquitos, algodonosos, enternecedoramente iguales unos a otros, había un patito diferente: era negro. Yo no sé si quien escribió el cuento, quiso mandar un mensaje social crítico, pero la verdad, es que no lo querían porque era diferente. Hechas así las cosas, ahí andaba el pobre negro sin tener con quien jugar, hasta que… y eso suele ser lo interesante de los cuentos. Detrás del “hasta qué” suele venir la mejor parte de la historia. En este “hasta que” sucedió que pasaron cerca de un estanque, y en un movimiento natural, el patito negro saltó al agua, y se fue nadando detrás de una fila de patitos negros iguales a él, a la cola de una hermosa Mamá Cisne.
Este cuento encierra la moraleja que también aprendimos: el aspecto más rechazado puede esconder un tesoro oculto, entre los pares uno siempre será aceptado, y en definitiva, los cisnes son hermosos y los patos que se creían mejores, son una porquería.
Cuando uno reflexiona un poco sobre estos los infantiles, suelen aparecer interrogantes que en edad temprana no surgen. ¿No sería mejor enseñanza, que los patos grandes hubiesen inducido a lo más chicos a que lo aceptaran así como eran? ¿Los patos chiquitos lo discriminaban porque los grandes también lo hacían?
Las “moralejas” de los cuentos, están en la base de nuestra cultura. Nadie quiere ser el Patito feo, ni el gordo, ni ninguna de las cosas que la sociedad rechaza. Qué crueldad ¿no? Dirijo un programa de obesidad. Puedo luchar contra la enfermedad, pero ¿también hay que luchar contra los patrones culturales? ¿Por qué gran parte de la energía que se debe concentrar en la propia salud, se desvía a enfrentar la discriminación en casi todas las áreas, al punto que la persona obesa se haga eco de la exclusión y también se rechace a sí misma?
Yo no quiero que el “Patito Feo” encuentre a su familia “Cisne” En la vida humana ¿qué haríamos? ¿Agruparnos por patologías? Yo quiero que el Patito, sea aceptado en cualquier grupo que le toque compartir.

Lic. Cristina Bouciguez. Psicóloga.
Dir. Programa Pilares. (Obesidad y Sobrepeso)
www.programapilares.blogspot.com
programapilares@yahoo.com.ar